Diplomacia "shock and awe" y el excepcionalismo estadounidense