Sorpresa pre-electoral: Mantener sorpresas nocivas bajo candado