Prestidigitación política: La ilusión de un sistema bipartito