Ahora les toca a los Demócratas darnos placebos en vez de drogas de diseño