Gracias por todo... menos por la prensa auto-censurada