Ni criminales de guerra, ni tampoco de conciencia