Cortesí­a en exceso puede convertirse en complicidad