¿Es EEUU un estado de derecho, de conciencia, o de un nuevo 'destino manifiesto'?