¿Serán los estadounidenses de hoy los antepasados pródigos de mañana?