¿Continuará el Congreso alcahueteando para la Casa Blanca?