McCain se ha convertido en una simple vieja gloria