Nuevas caras, mismo espejo de Picio para Irak