Cumbre del G8: Vaguedad, engaño... y matonismo