Paz en ataúd abierto para el Oriente Cercano