¿Crisis de crédito o de latrocinio?