En Norteamérica, cambio político es anatema