¡Gracias, Señor, por permitir que continúe avinagrado!