El Tribunal Supremo estadounidense y la democracia