Van seis, quedan seis... ¡billones de dólares!