Obama, una tomadura de pelo para la izquierda norteamericana