La selección no puede ser más clara: Obama o el olvido