Prosperidad fugaz, gracias a los nietos