EEUU: Una república con gobernantes de sangre azul