Las condenas, y no el crimen, permiten atenuantes