Los primeros 100 días de Obama sin el prisma prometedor