Aquellos tiempos normales que nunca lo fueron