Escenario electoral afgano: 80% títeres, 20% drama político