Obama no accede a ser chivo expiatorio mesiánico