El trabajador, un simple recurso más