Con frecuencia, la competencia trae la trampa