¿Cambio en la política exterior o un gafe de Obama?