Para los norteamericanos, ni evolución ni revolución