Derechos civiles pisoteados por el maremoto del temor