En EEUU se reemplaza al general pero no al belicismo