Salvar las apariencias: Un problema y no una solución