Sobre la cima de complicidad... nosotros