¿Debe nuestra prensa ser cortésmente correcta?