El problema no es solo de Abbas sino del mundo