Terrorismo, Esopo y Aznar