Bush y su política de temor: Asegurarse de que el país está a salvo