Bush y su política de temor: Patriotísmo neo-conservador, único ismo aceptable