Bush y su política de temor: Conservar la hegemonía estadounidense