Katrina, incompetencia y recriminación