Capitalismo global: el azote de la democracia