¿Son los presupuestos la prueba definitiva para los políticos?