Conjuntivitis política, carencia de humanidad... o quizás ambas cosas