Dubai y Dubya: La refriega política estadounidense