My Lai... Haditha... y el encubrimiento estadounidense