Somos como a los que elegimos