Como un diamante, la "guerra al terror" es para siempre